<
>

Cooperstown, preparada para histórica asistencia

play
#BBENOnTheRoad: El camino a Cooperstown (2:40)

Acompaña a Enrique Rojas durante el recorrido desde la sede central de ESPN en Bristol, Connecticut, hasta el templo de los inmortales del béisbol, en el estado de New York. Allí te encuentras con los miembros del Salón de la Fama en cualquier parte. (2:40)

COOPERSTOWN -- Las autoridades de Cooperstown y los responsables del Salón de la Fama y Museo del Béisbol están preparados para lo que podría ser una asistencia récord al ceremonial del 2019, el domingo en el Complejo Deportivo Clark de la pequeña villa del condado de Otsego, en el centro del estado de Nueva York.

Debido al tamaño y la popularidad de los integrantes de la promoción de este año, combinado con la cercanía de los clubes para los que jugaron durante toda o la mayor parte de sus carreras, es fácil pronosticar que la del 2019 será una de las ceremonias más concurridas de la historia.

“Hemos trabajado duro en preparación para lo que viene”, dijo Ellen Tillapaugh, alcaldesa de Cooperstown, al periódico local “The Cooperstown Crier”. “No es la primera vez que lidiamos con esto”, agregó.

Tillapaugh dijo que la alcaldia, en coordinación con la policía local y estatal y la oficina del Sheriff de Otsego, han trabajado por meses en un plan para evitar que la villa de menos de dos millas de tamaño y 1,800 habitantes colapse por la gigantesca mareada de visitantes.

El récord de todos los tiempos para una ceremonia del Salón de la Fama fue establecido en 2007, cuando una asistencia estimada de 82 mil personas estuvo en la instalación de Cal Ripken Junior y Tony Gwynn.

El año pasado, cuando entraron al mismo tiempo Chipper Jones, Trevor Hoffman, Jim Thome, el dominicano Vladimir Guerrero, Alan Trammell y Jack Morris, se estima que asistieron 53,000 personas. También se superó la barrera de los 50,000 asistentes en la ediciones de 1999 y 2016.

El relevista panameño Mariano Rivera, quien jugó toda su grandiosa y legendaria carrera de 20 años con los New York Yankees, encabeza el prestigioso grupo que será instalado la tarde del domingo en el Salón de la Fama de Cooperstown. El lanzador Mike Mussina, quien fue compañero de Rivera en el Bronx y jugó la mitad de su carrera con los vecinos Baltimore Orioles, también será reconocido.

El fenecido lanzador abridor Roy Halladay, quien brilló con Toronto Blue Jays y Philadelphia Phillies, y el bateador designado puertorriqueño Edgar Martínez, de los Seattle Mariners, fueron los otros jugadores que fueron electos por el voto de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA).

El Comité de Veteranos aprobó al relevista Lee Smith, quien usará la gorra de los populares Chicago Cubs en su placa, y al bateador designado Harold Baines, quien brilló con los Chicago White Sox.

Los seguidores de Rivera, quien es considerado el mejor cerrador de la historia del béisbol, comenzaron a llegar a Cooperstown desde el jueves. Algunos manejando cuatro horas desde la ciudad de Nueva York, otros volando desde Panamá.

El sábado se pudo observar a muchos aficionados puertorriqueños que han venido desde Nueva York y la Isla del Encanto para apoyar a Martínez, el quinto jugador boricua que entra al Salón de la Fama.

La aerolínea panameña Copa está organizando una gran fiesta para celebrar la entrada de Rivera y Martínez, que son los primeros latinos ex jugadores de las ligas mayores que entran simultáneamente a Cooperstown.

“Es una ocasión especial y merece algo que nunca se ha hecho en este pueblito. La fiesta se llama ´Latin Fest´y contará con grandes artistas panameños y puertorriqueños. Estaremos celebrando por cuatro horas después de la ceremonia de exaltación”, dijo Marco Ocando, director de mercadeo de Copa Airlines.