<
>

"Apagón"

play
¿Golpe de realidad? (2:56)

La goleada a la Selección Mexicana por parte de Argentina es una realidad total de lo que vive el conjunto nacional. (2:56)

La selección mexicana pareció toparse de frente con su realidad ante un rival de diferente tamaño y trascendencia a los que suele enfrentar en su área. La Argentina que no contaba ni con Messi, Agüero y Di María desnudó algunas de las carencias del cuadro del 'Tata' Martino... Conclusión: México necesita más fogueo y preparación para cuando lleguen las pruebas que midan el avance de su futbol...

CIUDAD DE MÉXICO -- Ha sido un abrupto, violento y triste despertar a una realidad del futbol mexicano. Una Argentina que estaba lejos del mejor equipo que podría presentar, le ha pasado por encima a la selección mexicana con un contundente 4-0. La noche en San Antonio ha sido amarga y vacía al tiempo que entregaba la primera derrota en la era de Gerardo Martino. La “luna de miel”, oficialmente, se ha terminado.

Ha vuelto a ocurrir como en los momentos más decisivos de la historia internacional de la selección mexicana. Cuando el nivel competitivo del rival se eleva, México no encuentra formas de ganar y lo que es peor, de competir en la escala que, aparentemente, sueña el futbol mexicano con alcanzar algún día.

Dejemos atrás los evidentes y hasta “groseros” errores de la defensa, enmarcados en el pobre desempeño de Néstor Araujo y de Carlos Salcedo y concentrémonos en algo que supone ser más grave: la forma en la cual el conjunto mexicano se desmoronó moralmente luego de un prometedor inicio que no duró mas de 10 o 15 minutos y que provocó la catastrófica actuación. México volvió a hundirse en sus miedos, ausencias, temblores, mientras que por la cancha del Alamodome se paseaba el 'Deja Vu' de aquella infame caída del '0-7' ante Chile o del juego de octavos de final ante Brasil del Mundial del 2018. Es decir, un cuadro sin poder de reacción, sin personalidad, sin fuerza anímica para levantarse en la adversidad. México empequeñeció, otra vez, en el momento menos oportuno en tanto la cancha reclamaba la presencia de futbolistas que han sido parte de elogios y suspiros en los últimos tiempos. ¿Donde estaban 'Chucky' y 'Tecatito'? ¿En donde se metió Raúl Jiménez? ¿A dónde se fue Héctor Herrera? No hubo personalidad, carácter ni tamaños para sobreponerse al complicado momento.

Seguimos atorados en el mismo punto, donde esperamos que México tenga un nivel competitivo que le permita llegar con mayores fundamentos a esa clase de juegos ante rivales de “clase A”. Algo sucede con la selección mexicana cuando se supone que debe mostrar avances y no retrocesos como lo del martes en el Alamodome.

Gerardo Martino ha pedido más rivales de poderío futbolístico para probarse y poder crecer. Está en lo correcto. No sirve de nada dominar la pobreza futbolística de tu área si cuando los rivales dejan de llamarse Martinica, Costa Rica o Estados Unidos, aparecen los problemas.

El México del 'Tata' tuvo un “apagón”, en plena “luna de miel” y cuando se probó, por primera vez en la era, en un nivel más desarrollado del juego. A México le falta mucho trabajo...

@Faitelson_ESPN