<
>

Victoria de Tyson Fury hace más grande la revancha ante Deontay Wilder

play
El show de Tyson Fury… Celebró mostrando sus dotes de cantante (1:04)

El boxeador inglés se lució con una canción de Aerosmith tras derrotar en dos asaltos al alemán Tom Schwarz. (1:04)

Campana de Apertura: Wilder-Fury II será monstruosa

LAS VEGAS -- La nueva pelea más grande en el boxeo es la revancha entre el campeón mundial de peso pesado Deontay Wilder y el campeón lineal Tyson Fury, y va a ser masiva.

Siempre iba a ser una gran pelea, pero ahora es aún más grande y solo crecerá en los próximos meses. Sospecho que para cuando suceda en el primer trimestre de 2020, será el tipo de pelea que todos los fanáticos de los deportes tradicionales no solo conocerán, sino que también estarán interesados ​​en ver, lo que significa números de PPV y el tipo de pelea que tendrá gente de todo el país reuniéndose para ver fiestas de PPV.

El inglés Fury, que hizo su debut en Las Vegas en la primera pelea de su mega trato con Top Rank y ESPN, presentó un gran show el sábado por la noche en el evento principal de ESPN+ en el MGM Grand Garden Arena, donde ingresó a los acordes de "Living in America" ataviado con rojo blanco y azul (¡incluyendo el sombrero de copa!) a la Apollo Creed en Rocky IV y luego le cantó a su esposa (como de costumbre) después de destruir al desamparado Tom Schwarz. A Fury solo le tomó dos asaltos cuando puso una buena muestra de boxeo, defensa tipo Matrix y golpe de poder que aparentemente fue el responsable de romper la nariz de Schwarz, derribándolo en el segundo asalto y deteniéndolo con una avalancha de golpes limpios.

Aunque "The Gypsy King" no se enfrentaba a un rival superior en Schwarz (24-1, 16 KOs), de 24 años de Alemania, la pelea logró lo que estaba destinada a hacer. Mantuvo a Fury de 6'9", 263 libras (28-0-1, 20 KOs), de 30 años y natural de Inglaterra, ocupado y le trajo grandes cantidades de promoción y atención, que es exactamente lo que Top Rank y ESPN prometieron cuando el acuerdo se consumó a principios de este año. El gran plan es hacer que Fury sea un atleta reconocible al instante y hasta ahora, todo bien. Las compañías hicieron su parte y también Fury, gracias a su prodigiosa personalidad y talento de boxeo.

Fury regresará a la acción el 21 de septiembre o el 5 de octubre, probablemente en el Madison Square Garden en Nueva York, el oponente se determinará, en la próxima parada en el camino a la revancha con Wilder (41-0-1, 40 KOs) , quien también tendrá una pelea más en el otoño. Se enfrenta a una peligrosa revancha con Luis "King Kong" Ortiz, con quien Wilder tuvo algunos problemas en marzo de 2018 antes de anotar un nocaut sensacional en el décimo asalto.

En el momento en que Top Rank y ESPN terminen de correr la voz sobre la pelea de otoño de Fury y el equipo de Wilder en Premier Boxing Champions y cualquiera de los socios de la cadena que maneja esa pelea, ya sea Showtime/CBS o Fox, es lo mismo, la revancha se va ser enorme Y cuando ESPN y la red de PBC de Wilder se unan para un PPV conjunto en el que ambos aportarán todos sus recursos significativos, hay una buena probabilidad de que la pelea se convierta en un megaevento general que no solo será una exageración si la pelea es casi tan buena como la primera fue el 1 de diciembre en Los Ángeles.

"Creo que es la pelea más grande en el boxeo mundial, sin excepción", dijo Fury en su conferencia de prensa posterior a la pelea el sábado por la noche. "Deontay Wilder-Tyson Fury, la revancha, es la pelea más grande que veremos en años. No vea a nadie más que venga o que pueda ser tan grande. Tienes dos pesos pesados ​​invictos. Campeón lineal, el campeón del CMB en su mejor momento. No hay nada más grande que esto".

Wilder-Fury, que fue en Showtime PPV, se dictaminó en un empate dividido, aunque muchos pensaron que Fury merecía la decisión a pesar de haber sido derribado dos veces, en el noveno asalto y en uno enorme en el 12do asalto. La revancha estaba casi finalizada, pero luego Fury y el promotor Frank Warren cambiaron de dirección y firmaron un acuerdo de promoción conjunta con Top Rank.

Los fanáticos del boxeo se sintieron decepcionados porque la revancha quedó en suspenso, pero entre bambalinas los campamentos eventualmente llegaron a un acuerdo para que la secuela se llevara a cabo después de que cada uno tuviera dos peleas interinas, la destrucción de Wilder a Dominic Breazeale el 18 de mayo, Fury-Schwarz y los próximos combates de otoño.

Sin lugar a dudas, la revancha se hará más grande gracias a esas peleas interinas y la participación de Top Rank y ESPN, pero siempre hay un peligro, como descubrimos hace dos semanas.

Fue cuando el combate Anthony Joshua-Wilder, la más grande en el boxeo por el título indiscutible, se descarriló debido a la estupidez de la política del boxeo, la codicia desnuda y Andy Ruiz Jr., quien destruyó la pelea con su victoria masiva sobre Joshua el 1 de junio.

Con suerte, Wilder-Fury II no cumple con la misma desaparición, pero siempre existe el peligro, especialmente en la división de peso pesado, cuando se aplaza la gran pelea. Wilder y Fury ahora están bailando ese peligroso baile, pero en este caso, el riesgo parece merecer la recompensa, dado lo enorme que podría ser la revancha en comparación con lo que los retornos habrían sido si hubieran peleado de nuevo inmediatamente sin que ninguno de los dos recibiera más exposición, especialmente Fury.

En la conferencia de prensa posterior a la pelea del sábado, el presidente de Top Rank, Bob Arum, en su mejor momento como promotor, dijo de Wilder-Fury II que "no puede ver por qué esa pelea no igualará ni superará los números que realizó la pelea (Floyd) Mayweather-(Manny)Pacquiao".

En 2015, Mayweather-Pacquiao, una de las peleas más esperadas de la historia, estableció todos los récords posibles, incluidos los PPV vendidos (4.6 millones) y los ingresos generados (más de $ 600 millones).

Wilder-Fury II no se acercará a esos números, pero creo que podría superar los 2 millones de pay-per-views.

"Son dos chicos pequeños, Mayweather, Pacquiao. Grandes boxeadores. Se construyó durante muchos años, pero aún así no son pesos pesados ​​", dijo Arum. "La razón por la que la pelea de Fury-Wilder no hizo números reales (alrededor de 325,000 pay-per-views) es porque, seamos honestos, aparte de algunos fanáticos del boxeo el público en Estados Unidos no conocía (a Fury). Realmente no lo conocían. Ahora lo conocen y después de la pelea en octubre lo conocerán aún más.

"Wilder, con suerte, tendrá una gran pelea con Ortiz y derrotará a Ortiz y la revancha (con Fury) creo que es capaz de hacer más de 4 millones de hogares en pay-per-view".

Tal vez una ilusión en nombre de Arum, pero su punto está bien tomado. La decisión de pasar por alto a la revancha inmediata para construir la pelea en un tiempo bastante corto en algo mucho más grande es un riesgo calculado, pero en este caso parece valer la pena, siempre que los oponentes y cuando de Fury y Ortiz no hagan su mejor impresión de ruiz.

Semifinales WBSS

Las semifinales de peso súper crucero de la World Boxing Super Series proporcionaron acción, eliminatorias y una dosis de controversia el sábado en Riga, Letonia, donde el luchador local Mairis Briedis y Yunier Dorticos avanzaron a la final con victorias eliminatorias.

Primero en la cartelera, Dorticos (24-1, 22 KOs), de 33 años, un desertor cubano que pelea con base en Miami, estuvo a la altura de su apodo de "KO Doctor" cuando anotó un nocaut masivo de un solo golpe al nativo de Chicago Andrew Tabiti, promovido por Floyd Mayweather (17-1, 13 KOs). Dorticos conectó una mano derecha perfecta en el botón para colocar a Tabiti en frío, lo que llevó al árbitro Eddie Claudio a detener la pelea a los 2 minutos y 33 segundos. Dorticos no solo anotó un contendiente para nocaut del año, sino que también ganó un título mundial vacante, que Oleksandr Usyk dejó vacante formalmente el día anterior, lo que permitió a Dorticos-Tabiti obtener un título completo en lugar de un cinturón interino.

Dorticos había sido cortado sobre su ojo derecho por un canezazo accidental, pero en el sexto asalto a Tabiti se le restó un punto por agarres excesivos más tarde en el asalto.

En el controvertido evento principal del sábado, Briedis (26-1, 19 KOs), de 34 años, anotó tres derribos en camino a un nocaut en el tercer asalto de Glowacki (31-2, 19 KOs), de 32 años, de Polonia, para tomar su título mundial. La pelea se volvió salvaje en el segundo asaltos cuando Glowacki clavó a Briedis con una gran mano izquierda detrás de la cabeza, lo cual es ilegal. Briedis respondió con un codo que atrapó a Glowacki en la mandíbula y lo derribó. El árbitro Robert Byrd se perdió el descarado puñetazo de conejo de Glowacki, pero quitó un punto a Breidis por el codazo.

Briedis más tarde anotó una caída legítima más tarde en el asalto y luego otra, pero llegó muuucho después de la campana. El cronometrista tocaba la campana sin parar, pero Byrd no se dio cuenta a pesar de que los boxeadores, sus esquinas, las emisoras y la multitud sabían que el asalto había terminado. Durante lo que duró al menos unos 10-15 segundos antes de que Byrd se diera cuenta de que había terminado, Briedis, quien admitió después de la pelea que escuchó la campana, dejó caer a Glowacki con la mano derecha.

Glowacki no se había recuperado cuando comenzó el tercer asalto y Briedis cayó con otro golpe en la cabeza, incitando a Byrd a detenerlo a los 27 segundos. El grave error de Byrd que permitió que la pelea continuara después de que la campana terminara en el segundo asalto resultó en que el equipo de Glowacki presentara una protesta, pero es poco probable que surja algo.

El siguiente paso: En el torneo de peso crucero del WBSS de la primera temporada, Breidis y Dorticos fueron eliminados en las semifinales. Briedis perdió su cinturón por decisión mayoritaria ante el eventual ganador del torneo Usyk en una pelea de unificación y Dorat fue detenido por Murat Gassiev en el asalto 12 de su pelea de unificación excepcional. Briedis y Dorticos fueron invitados de nuevo a participar en la segunda temporada y ambos llegaron a la final esta vez y se enfrentarán este otoño para unificar sus cinturones en una fecha y en un lugar por determinar.

Peleas que pudiste perderte

Sábado en Leeds, Inglaterra

Peso pluma Josh Warrington (29-0, 6 KOs) G12 Kid Galahad (26-1, 15 KOs), retiene un título mundial, tarjetas: 116-112, 116-113 Warrington, 115-113 Galahad.

Warrington, de 28 años, de Inglaterra y peleando en su ciudad natal contra su compatriota y retador obligatorio, Galahad, de 29 años, retuvo su cinturón por segunda vez en una pelea que podría haber ido en ambos sentidos. Muchos pensaron que Galahad, un boxeador torpe y técnico, merecía la victoria, pero Warrington, el peleador más agresivo, obtuvo el beneficio de la duda en una pelea táctica olvidable que presentaba más el aguantar y posar que golpear. Dada la falta de acción o los grandes momentos de cualquiera de los hombres, fue una pelea difícil de marcar.

Sábado en Kiev, Ucrania

Peso mosca Artem Dalakian (19-0, 14 KOs) KOT10 Sarawut Thawornkham (20-2, 15 KOs), retiene un título mundial

Dalakian, de 31 años y de Ucrania, retuvo su título mundial de 112 libras por tercera vez, cada uno de los cuales llegó en su país de origen después de ganar un título vacante contra Brian Viloria en 2018 en Inglewood, California. Thawornkham, de 27 años, zurdo de Tailandia, hizo un gran esfuerzo, pero no fue rival para Dalakian, quien sistemáticamente lo derribó, lo lastimó con un uppercut en el octavo asalto y lo castigó en el décimo asalto cuando el referí detuvo la pelea a los 2 minutos, 8 segundos. Thawornkham no había enfrentado nada más que una oposición indescriptible y fue una broma de retador al título mundial basado en un currículum horrible que de alguna manera le dio una oportunidad mandatoria a Dalakian. Thawornkham estaba peleando fuera de su país de origen por segunda vez, ambas peleas resultando en derrotas. El otro fue una derrota por nocuat en el primer asalto en su debut profesional en 2014 en Japón.