<
>

Pasó sin pena ni gloria

ANDORRA (EFE) -- Andorra dejó escapar la gran oportunidad de evitar la última posición de su grupo de clasificación del Mundial 2006, al perder ante Armenia por un contundente 0-3 en su propio estadio.

Un gol en una propia puerta en el minuto 39 y la absurda expulsión de Ildefons Lima por escupir a un rival en la recta final de la primer parte, fueron dos golpes bajos para los andorranos, a los que les bastaba un empate para ser penúltimos.

Los armenios plantearon mejor el partido con Khachatryan controlando el centro del campo y con un estrecho marcaje sobre Justo Ruiz, el organizador andorrano. Además, Andorra perdió en el minuto 18 a Sivera por lesión.

La balanza, que se iba inclinando poco a poco para el bando armenio, quedó desnivelada completamente en los cinco minutos que transcurrieron entre el gol en propia portería y la expulsión de Ildefons Lima.

Ahí se acabó el partido para los andorranos, ya que la segunda parte fue un monólogo armenio que se concretó con dos goles de Aram y Ara Hakobyan, éste último tras un gran disparo que entró por la escuadra.

Los armenios han conseguido su primera victoria en siete meses y la quinta en los cinco enfrentamientos contra Andorra, mientras que la selección pirenaica dice adiós a la fase de clasificación con la única alegría de haber ganado su primer partido en una fase de mundial, ante Macedonia, pero con el regusto amargo de acabar en la última posición.