<
>

Belgrano y Talleres empataron en el clásico

El 1-1 final reflejó lo sucedido en el campo de juego del Estadio Mario Alberto Kempes, en Córdoba, ya que allí ni Belgrano ni Talleres consiguieron sacarle al archirrival la ventaja que hubiese significado el triunfo para cualquiera de los dos.

El buen juego estuvo ausente en el clásico, que volvió a realizarse en Primera División después de 15 años, pero, a cambio de eso, ambos equipos impusieron un gran ritmo, que por momento se hizo de ida y vuelta.

A Belgrano hay que reconocerle su decisión para convertirse en el protagonista del partido y a Talleres, su inteligencia para saber manejarse y sacarle el máximo provecho a cualquier situación.

Belgrano, obligado por la necesidad de sumar y el respaldo que le daban los casi 55 mil simpatizantes que coparon el Kempes, salió a buscar el partido, con la claridad que trató de darle Jorge Velázquez y la velocidad de Lucas Melano por izquierda.

Sin embargo, esa pequeña diferencia que hacia Belgrano se diluía cuando llegaba al área. Los centros, especialmente, por el lado de Melano fueron la única vía que encontró el Celeste para meter la pelota en el área ajena.

Talleres se metió en el partido a partir de los 20, cuando vio que Belgrano no podía hacerle daño, y a partir del trabajo en la mitad de la cancha de Pablo Guiñazú y Gonzalo Gil, y algunas corridas de Sebastián Palacios por la derecha.

En el segundo período fue Talleres el que se adelantó un poco más en el campo, y le robó la iniciativa y la pelota a un Belgrano que pareció dudar.

A los 19 Emanuel Reynoso ganó una pelota en tres cuartos de cancha y le dio un pase preciso a Palacios, quien detuvo su carrera, vio que Jonathan Menéndez entraba por el medio y le puso la pelota en los pies. El delantero quedó solo de frente al arco y ante el achique de Guido Herrera sacó un remate que se transformó en el 1-0.

La T pudo haber aumentado la ventaja a los 29 minutos, cuando Juan Cruz Komar conectó un centro que cayó desde la izquierda y obligó a Lucas Acosta a una gran intervención.

Belgrano estaba sentido, pero con muchas ganas se fue en busca del empate. Sebastián Méndez hizo ingresar a Fernando Márquez, Claudio Aquino y Claudio Bieler, pero los cambios no aportaron demasiado, ya que los relevos no lograron hacer pie.

Parecía que Talleres lo tenía dominado, y sin embargo llegó el empate de Belgrano. Corrían 32 minutos cuando Juan Quiroga envió un centro desde la izquierda, Matías Suárez metió un cabezazo, la pelota se estrello contra el palo, nadie la pudo rechazar, y Guillermo Farré, con esfuerzo, la mandó al fondo de la red.

No pasó demasiado al final. A ambos equipos le faltó fuerza para dar la estocada decisiva. Sin embargo, si alguno de los dos se hubiese retirado victorioso, habría sido injusto.