<
>

Coutinho, rodeado por la desconfianza en el Barcelona

play
Tots units ¡Vamos Barça! (0:42)

Socios, barristas, aficionados y exjugadores participan en esta pieza audiovisual que hace un llamamiento para conseguir el doblete. (0:42)

BARCELONA -- La recuperación de Coutinho, quien este jueves realizó su segundo entrenamiento desde que se lesionara durante el partido frente al Getafe el 12 de mayo, ocupa la atención en el cuerpo técnico del Barcelona, con Valverde a la cabeza y sin que exista confianza plena en la implicación del futbolista para jugar la final de Copa frente al Valencia.

El brasileño se incorporó el miércoles a los entrenamientos, realizó parte del trabajo con sus compañeros y se espera que el viernes, víspera de la final, reciba el alta de la elongación en el muslo izquierdo que le apartó de la última jornada de Liga y que provocó que se pusiera muy en duda su presencia en el choque frente al Valencia, teniendo en cuenta que pocos días después está llamado a incorporarse a la concentración de la selección brasileña que disputará la Copa América.

La canarinha debutará en el estadio paulista de Morumbí el 14 de junio ante Bolivia con la presión añadida de saber que en 1919, 1922, 1949 y 1989, las cuatro ocasiones en que acogió el torneo, se proclamó campeona, alrededor del equipo de Tite, con Neymar y Coutinho al frente, existe mucha expectación.

Y es esta la circunstancia que hace dudar de que Cou estuviera dispuesto a arriesgarse a una recaída en la final de Copa ante el Valencia, tanto por la cercanía de la Copa América como por su relación con la hinchada del Barcelona desde que a mediados de abril celebrase un gol ante el Manchester United con evidentes gestos de reprobación al público.

A pesar de que desde el club se intentó disimular este divorcio y que el propio jugador aseguró que se dirigía a los periodistas, los pitos de la afición durante el partido contra el Getafe fueron evidentes, dejando claro la nula sintonía con el brasileño, lo que invitaría a sospechar que no estuviera por la labor de forzar su reaparición, por más que su concurso se entienda ahora casi trascendental.

Fuera de plano Luis Suárez al decidir por su cuenta y riesgo operarse tras la eliminatoria de Champions frente al Liverpool para estar en condiciones de disputar la Copa América y, también, puesta muy en duda la participación de Dembélé, la presencia de Coutinho se entendía imprescindible para Valverde, formando línea ofensiva con Messi y Malcom o Sergi Roberto (quien ya jugó como delantero frente al Eibar). Las sensaciones, sin embargo, no fueron las mejores en los últimos días.

Y es que mientras Arthur Melo, quien también se perdió la última jornada liguera por una pubalgia, entrenó con aparente normalidad desde el lunes y nada hace suponer que se pierda la final de Copa, alrededor de Coutinho no existe tanta confianza. No solamente para que entrase en el equipo titular sino, incluso, para entrar en la convocatoria.