<
>

Messi: "El año queda empañado por la eliminación en la Champions"

play
Leo, cúal fue peor... ¿Anfield o la final del Mundial? (0:48)

El análisis de Messi sobre dos de las derrotas más duras que ha vivido como deportista. (0:48)

BARCELONA -- Leo Messi reapareció ante los medios, al cabo de cuatro años desde su última aparición en la sala de prensa de la Ciudad deportiva del Barcelona, y lanzó, en la previa de la final de Copa, un discurso directo y sincero, admitiendo el derrumbe psicológico que significó “la derrota en Liverpool”.

La debacle de Anfield, la eliminación de la Champions, centró el discurso del capitán azulgrana, quien no evitó hacer un ejercicio de autocrítica descarnado durante más de 20 minutos de respuestas que aceptó sin esconderse y negándose solo a contestar una: “No opino de Griezmann”, cortó cuando se le quiso preguntar por el posible fichaje del delantero francés del Atlético.

Antes de ello no tuvo inconveniente en mostrar su apoyo incondicional a Valverde, a quien quitó la responsabilidad por la derrota en Liverpool, no querer hablar de fichajes porque “no me corresponde” y dar por hecho que el equipo saldrá en Sevilla a por todas “para ganar la final”.

“Recibimos un golpe muy duro en Liverpool. Mucho y nos costó levantarnos”, explicó, sin disimulo y ya de entrada Messi, quien consideró “imperdonable que después de lo sucedido en Roma volviera a pasarnos en Anfield”. “Lo que no podemos perdonarnos es que en Liverpool no competimos” sorprendió por la crudeza de sus palabras el crack argentino, quien lamentó que “teníamos delante una final… Y la dejamos escapar porque no competimos como debíamos”.

“La decepción fue muy grande porque llevábamos un gran resultado de la ida… Teníamos la Champions en la cabeza y nos queda esa sensación rara”, proclamó Leo, quien destacó que “para nada” se arrepentía de la famosa arenga de principio de temporada con ‘la Copa linda’. “No prometí que la ganaríamos, sino que la pelearíamos… Y por eso si debemos pedir perdón es por no haber competido en el partido de Liverpool”.

“No he repasado el partido de Liverpool. Recuerdo que fue similar al de Roma; nos hacen un gol rápido y empiezas a pensar que no se repita…Haces un buen primer tiempo pero luego, en la segunda parte no competimos, esa es la verdad y eso es lo que no podemos perdonarnos”, sentenció, repitiendo su discurso, Messi, siempre con el semblante serio.

“El año queda empañado por eso, pero tenemos que darle mérito a la posibilidad de volver a ganar un doblete”, reconoció a media voz, sin apartar esa sensación depresiva, el jugador argentino, evitando entrar en políticas de fichajes “porque no soy yo quien debe opinar o decir si se deben hacer muchos o pocos cambios en el equipo; eso no me corresponde a mi en el club”.

Preguntado por la continuidad, o no, de Valverde, el capitán fue claro en su apoyo indisimulado. “Desde luego que me gustaría que el mister siguiera el año que viene” solventó, poniendo énfasis en que “hicimos el año pasado un doblete, manchado por lo de Roma, y podemos repetir este año con la mancha de Liverpool… En dos años perdimos dos partidos que nos han marcado, pero el trabajo, más allá, es muy bueno”.

“No vi mucho ni leí de las críticas al mister” explicó antes de, repetir, de manera inequívoca, su soporte. “Sinceramente pienso que él ha hecho un trabajo impresionante durante este tiempo” proclamó mientras le quitaba del escenario por lo sucedido en Anfield: “El no tuvo culpa de la eliminación en Liverpool; la culpa fue nuestra, de los jugadores que hicimos un partido lamentable”.

En clave de futuro inmediato todo se centra en la final de este sábado, en la que “debemos salir a dar el máximo, como hicimos durante toda la temporada menos en ese partido de Liverpool, avisando que “a ganas y actitud no debería ganarnos nadie porque si no salimos como debemos, el Valencia podría hacernos mucho daño”.

“Estamos ante una final y no ganarla, ahora, nos dejaría mucho peor de lo que estamos ahora. Queremos festejar otro título porque una final siempre es especial” significó Messi, quien dejó claro, también, muy claro, que su futuro pasa por el Barça porque “para nada” se ha planteado una posible marcha del club azulgrana: “Nunca he dudado de seguir en el Barça, más allá de los resultados. También he tenido decepciones en la selección y sigo queriendo jugar en ella y ganar títulos. No he pensado, en absoluto, dejar el Barça”.